Cuándo utilizar tu tarjeta de crédito sin sentirte culpable

Tienes la Tarjeta que te mereces

    Cuándo utilizar tu tarjeta de crédito sin sentirte culpable

    Por: Kardmatcher / Publicado 23 de marzo de 2015 11:51:37 CST / Actualizado 30 de junio de 2016

    como manejar una tarjeta de creditoUna de las grandes preocupaciones al tener una Tarjeta de Crédito en nuestras manos, es saber cuándo es realmente válido utilizar el plástico sin caer en los temibles gastos excesivos, que usualmente llegan a nosotros sin darnos cuenta, y que al acumularse generan una suma peligrosa que difícilmente podemos llegar a pagar por completo. Por tal motivo es que en este artículo te diremos cuándo utilizar tu tarjeta de crédito en lugar del débito o el efectivo, sin que tengas remordimientos.

    • Emergencias.- En algunas ocasiones nos topamos con gastos que no tenemos previstos pero que son urgentes de hacer en ese preciso momento, como un accidente personal, la descompostura de tu auto en un lugar lejano a casa, o cualquier otro evento imposible de predecir. Es importante que en tu definición de emergencia, no entren cosas como gastos que pudiste haber evitado, realizado en efectivo o anticipado. Es en las emergencias cuando se valora el tener acceso a una línea de crédito de inmediato y en estos casos, se agradece el financiamiento. De ser posible utiliza la tarjeta para pagar en algún establecimiento en lugar de disponer de efectivo, pues lo intereses y comisiones son altos, como puedes consultar aquí. Te recomendamos que una vez que pase el problema establezcas un plan de pagos, o inclusive tramites un préstamo personal para liquidar el saldo de la tarjeta, pues regularmente este tipo de créditos cuentan con una tasa de interés mucho menor.
    • Compras Necesarias a Meses sin intereses.- Si tu hogar necesita de algún electrodoméstico o mueble, necesitas pagar la tenencia de tu auto o deseas llevar a tu familia de vacaciones, los meses sin intereses son una de las mejores alternativas para utilizar tu plástico, ya que así no tendrás que pagar TODO el monto en el estado de cuenta siguiente, sino que podrás diferir los pagos de tu compra en 3, 6, 9, 12 o incluso más meses según la tienda y/o la tarjeta. Solo recuerda que no debes acumular demasiados cargos a meses sin intereses al mismo tiempo y que "demasiados" está determinado por la cantidad mensual que puedes pagar sin tener problemas de liquidez. El fallar en un pago puede ocasionar que el saldo restante de tus compras a meses sean trasladados a tu saldo revolvente, lo cual implicará el pago de intereses.
    • Seguridad.- Aunque ésta no es una opción para gastar, sí lo es para evitar tropiezos futuros (que aunque no se desean siempre es posible), ya que hoy en día cargar con billetes en el bolsillo puede representar un riesgo que no muchos estamos dispuestos a correr, pues los asaltos están a la orden del día. Si por alguna razón pierdes o te roban tu cartera y llevas tarjetas y dinero, en el caso de los plásticos puedes reportarlos a los bancos correspondientes y aunque no están obligados a devolverte el dinero de las compras que pudieron hacerse antes del reporte, sí se abrirá una investigación en la que podrás obtener el reembolso de los cargos hechos después de la pérdida si se comprueba que la firma del ticket no es la tuya; situación que con el dinero en efectivo es imposible que lo vuelvas a recuperar (aunque existen los milagros). Existen tarjetas como la Black Unlimited de Santander que te protege aún antes de que se realice el reporte, lo cual es útil pues muchas veces no notamos que la tarjeta falta en nuestra cartera hasta varios días después.
    • Control de gastos.- Anteriormente llevar un control total de cada gasto que se hacía consistía en cargar con papel y lápiz y por supuesto anotar. El utilizar una tarjeta de crédito y sus adicionales para realizar los gastos familiares es una buena opción para administrar tu presupuesto, pues todos tus gastos los encontrarás en un estado de cuenta (ya sea en papel u paperless), lo anterior te permitirá saber en que estás gastando y tomar mejores decisiones financieras.

    Saber utilizar una Tarjeta de Crédito no es tan complicado como aseguran muchas personas, mientras que tengas presente cada compra que haces y (de preferencia) liquides el saldo total de tu saldo mes con mes, nunca tendrás problemas por acumulación de intereses, comisiones por pagos tardíos, etc. lo que a largo plazo sí se puede volver un dolor de cabeza. Además al ir al corriente en tu tarjeta, tu historial crediticio siempre lucirá impecable, lo cual es sumamente beneficioso si en algún momento te ves en la necesidad de solicitar un crédito mayor para adquirir un auto o una casa.

    Preguntas comúnes

    Suscríbete a nuestro Blog y no te pierdas otros artículos como este