5 Cosas que Estás HACIENDO MAL con tu Tarjeta de Crédito

Tienes la Tarjeta que te mereces

    5 Cosas que Estás HACIENDO MAL con tu Tarjeta de Crédito

    Por: Ranferi Pimentel / Publicado 8 de marzo de 2016 12:20:33 CST / Actualizado 1 de noviembre de 2017
    Find me on:

    5_cosas_que_has_hecho_mal_con_tu_tarjeta.png

    Pocas cosas en la vida tienen tan mala reputación como las tarjetas de crédito. Que si son del demonio, que si la tía Chiquis se endeudó hasta el tope y ya la andaban embargando o que si el primo Christopher anda presumiendo las quince tarjetas que ya no le caben en la cartera, pero todo lo que tiene lo debe.

    Y es que mucha de la mala fama de las tarjetas es reforzada cada día por el mal uso que varios de los mexicanos le damos a este instrumento.

    Desafortunadamente, las tarjetas de crédito vienen sin instructivo y la mayoría aprendemos a manejarlas "de oído" y a punta de malas experiencias. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así,  y en este artículo te presentamos 5 errores que los usuarios de tarjetas cometemos y que en un corto plazo pueden llevarnos al sobre endeudamiento y a perder mucho dinero, con el objetivo de que no los cometas.

    1. Usar tu tarjeta para financiarte a la tasa regular 

    ¿Estás diciendo que una tarjeta de crédito no es para pagar a crédito? Estamos diciendo que a tasas promedio de 45% (en Estados Unidos son de 15%), no se justificaría por ningún motivo financiarte a la tasa regular de tu tarjeta.

    En cambio, los meses sin intereses son una buena alternativa; y si lo que necesitas es capital para un proyecto emprendedor o una buena suma para amueblar tu casa, existen otras alternativas como los préstamos personales o los créditos de nómina, cuyas tasas son más accesibles y los plazos más largos.

    2. Mezclar el súper con los muebles

    Si pudieramos ver qué compras conforman el saldo de nuestra tarjeta de crédito nos daríamos cuenta de que están "revueltas" las comidas en restaurantes con las compras en el súper y los muebles de la casa, ¿cuál es el problema? Bueno, pues que estamos pagando intereses por cosas que ya no existen, que disfrutamos hace meses y que no deberíamos pagar a plazos.

    Te recomendamos separar tus compras en dos tarjetas de crédito: con una cubrir los gastos regulares (súper, comidas, luz, teléfono, gasolina, cine, etc.) y liquidarlos COMPLETAMENTE al llegar tu fecha de pago; si tienes un programa de recompensas esto será beneficioso, ya habrás obtenido algo a cambio de tus compras que no obtendrías al pagar en efectivo. Con la otra tarjeta deberás pagar las compras a plazos (muebles, vacaciones, emergencias, etc.), mismas que, insistimos, debes procurar cubrir sólo con los meses sin intereses.

    3. Pagar a meses sin intereses las compras incorrectas

    Adóptalo como un principio básico de las tarjetas de crédito: "comprar artículos cuya vida útil es menor a la de sus meses sin intereses es uno de los peores errores que puedes cometer."

    Supongamos que acabas de comprar ese perfume que tanto querías a 12 meses y lo terminas usando todos los días, ¿cuánto tiempo crees que te durará? No más de 3 ó 4 meses, máximo; el problema es que lo terminarás pagando lo que resta del año.

    En lo que debes usar los meses sin intereses es con las compras que te aseguran seguir siendo útiles por un largo tiempo, como los muebles o electrodomésticos.

    4. Pagar el mínimo por más de dos meses

    Esta cifra que aparece cada mes en tu estado de cuenta no es otra cosa que el monto mínimo que debes cubrir para que el banco considere tu cuenta al corriente y no la reporte con mora al Buró de crédito. 

    El problema inicia cuando tomas el pago mínimo como la cantidad que se debe pagar cada mes y así te sigues por un periodo de varios meses mientras sigues utilizando tu tarjeta. Lo anterior ocasiona que tu saldo se vaya acumulando hasta que el nuevo pago mínimo se convierte en una cantidad que ya no puedes pagar comodamente. Después podrías pensar en dejar de pagar, y creenos, éste es el principio de una etapa negra que no queremos que vivas.

    Evita a toda costa hacer pagos mínimos; sólo permítelos si es una situación extrema y sabes que no volverá a ocurrir.

    5. Sacar dinero de tu tarjeta de crédito 

    Todavía existen personas que ven en las tarjeta de crédito una forma de tener dinero para "completar la quincena" y utilizan las disposiciones de efectivo sin pensar en las comisiones y lo que tendrán que pagarle después al banco, pues ese dinero es un préstamo que genera intereses diarios y a una tasa mayor de la que se cobra por las compras; eso ya no se escucha tan bonito, ¿verdad?

    El dinero prestado por el banco, a diferencia con el de las tarjetas de débito, genera una comisión por retiro de efectivo. Las instituciones bancarias cobran al rededor del 5% de la cantidad retirada. Para que sea más fácil entenderlo: por cada $1,000 que retires con tu tarjeta de crédito, el banco te cobraría otros $50 (esto sin contar los intereses diarios por usar el efectivo, los cuales varían dependiendo de cada banco).

    ¿Y tu estás cometiendo alguno de estos errores?

    No te sientas mal. Desafortunadamente nadie nos capacita para utilizar correctamente nuestras tarjetas de crédito, pero en Kardmatch, sabemos que podemos cambiar esta circunstancia un lector a la vez. No dejes de suscribirte a nuestro blog y recibir consejos como este para aprender a ganar en el juego de las tarjetas de crédito sin endeudarte ni gastar de más.

     

    Tarjetas sin anualidad

    Artículos recomendados:

    ¿Qué pasa si pago mi tarjeta antes de la fecha de corte?

    ¿Cómo saber si estoy en Buró de Crédito gratis?

    ¿Qué es el CVV de una tarjeta de crédito?

    Artículos de opinión

    Suscríbete a nuestro Blog y no te pierdas otros artículos como este

    Balance Transfer.gif

    Los Más Leídos